COLORES HUMANOS – MARCELO CABALLERO

Mi pulsación de las calles

A través de los últimos 10 años y después de incontables paseos fotográficos por distintas ciudades de Europa, Asia y Latinoamérica, he enhebrado un personal tejido de instantáneas que responden a una cualidad que surge cada vez que salgo a realizar fotografías de calle: encontrarme con la vitalidad urbana.

Esta vitalidad, percibida como un juego subjetivo, íntimo y apasionado entre mi cámara y la luz; halla, a través de las fotografías de Colores Humanos, un romance de cromatismos cosmopolitas: entre vidrios, carteles, hormigón, acero y rostros anónimos que aparecen y se ocultan sin dejar rastro, en un devenir constante en los espacios públicos. Esa  pulsación vital tan intrínseca de las calles es el cordón umbilical de mi trabajo, la razón de su existencia.

Colores Humanos fluye como un caleidoscopio de instantáneas que hablan sobre momentos comunes, de todos los días,  que todos conocemos de las urbes contemporáneas.

Sin embargo, en estas fotos emergen como instantes extraordinarios, únicos, escenas que vienen de la mano de una primigenia luz, una inesperada sombra o un inocente gesto. Es el instante especial que, como bien indica una frase del fotógrafo inglés Tony Ray – Jones, sobrevuela cómplice: “La fotografía puede ser un espejo y reflejar la vida tal como es,  pero también pienso  que tal vez sea posible caminar como Alicia, a través de un espejo, observar los rompecabezas en la cabeza y buscar otro tipo de mundo con la cámara”.

(ENLACE A GALERÍA DEL AUTOR)

Be first to comment