EN TRÁNSITO – MIGUEL URBANO

“En Tránsito” es un proyecto fotográfico en donde se han retratado a personas evitando las convenciones que se adueñan del comportamiento de los retratados cuando se saben observados por el objetivo de una cámara.

El propósito del fotógrafo al introducir la cámara en un escenario urbano específico, ha sido captar el gesto corporal, la expresión del rostro, la dirección de la mirada, el espacio.

Pero al mismo tiempo, ha querido mostrar cómo se relacionan las personas entre sí, con sus pertenencias y con el entorno que circunstancialmente ocupan. En definitiva, datar y detallar a los individuos que se encuentran en ese “no lugar“ que es el ámbito destinado al tránsito de personas.

Ha querido precisar qué relación existe entre esas personas y el lugar concreto de la ciudad que transitoriamente las acoge. Poner de manifiesto cómo puede convivir el roce físico, con la total falta de comunicación entre individuos, en esa tierra de nadie, que es el recinto de espera de una estación de autobuses, en donde el tiempo ha quedado suspendido entre la llegada del pasajero y su ya predecible partida. Espacio impersonal, metafórico, alusivo a la soledad del individuo contemporáneo.

En la realización del proyecto se han manejado conceptos como azar, aleatoriedad, espacio universalizador, vigilancia, toma escindida, disolución del autor. Y a la hora de fotografiar, el fotógrafo no ha querido comportarse como un naturalista preocupado por la perfección del orden taxonómico, sino como un etólogo que lo que trata es de comprender el comportamiento de las entidades que observa.

Para llevar a cabo este proyecto, el autor se marca una condición imprescindible: Que los sujetos no fueran conscientes que se les estaba fotografiando. Por este motivo fue necesario desarrollar una compleja técnica para el camuflaje de la cámara mientras esta era sostenida subrepticiamente con la mano. Esta técnica de camuflaje si bien garantizaba un altísimo grado de dominio sobre en qué momento realizar la toma; al mismo tiempo, llevaba a perder totalmente el control sobre el encuadre. Para minimizar los efectos de esta falta de control se dispuso sobre la cámara una serie de niveles de burbuja de forma que se pudiera verificar la horizontalidad y verticalidad de la misma sin necesidad de mirar por el visor.

La serie, que consta de 100 fotografías y se incardina en un proyecto más amplio denominado “La Ciudad: Espacios del Anonimato” ha sido realizada en la Estación de Autobuses de Málaga.

(ENLACE A GALERÍA DEL AUTOR)

Be first to comment